¡Bienvenidos a la nueva página web de morningstar.com.mx! Obtenga más información sobre los cambios y las nuevas funcionalidades que le llevarán al éxito financiero.

PERSPECTIVAS: Estrategia de carry en divisas

Bob Arends, de Henderson Global Investors, nos platea una estrategia de carry sofisticado en divisas.

Fernando Luque 02/09/2010

Los mercados de divisas ofrecen a los inversores acceso a una clase de activo muy líquida, con potencial de ofrecer una atractiva rentabilidad ajustada por riesgo y que puede exhibir una baja correlación con las inversiones tradicionales dentro de una cartera diversificada.

Una forma de añadir valor en los mercados de divisas consiste en captar el beneficio de los diferenciales de tipos de interés entre divisas, que se conoce como “carry”.

¿Qué es una estrategia de carry?

El nivel de los tipos de interés puede variar sustancialmente entre países debido a los distintos objetivos de sus políticas y a la existencia de desequilibrios macroeconómicos. Los países con tasas de crecimiento más altas suelen tener tipos de interés más altos y divisas más fuertes. La llamada estrategia de “carry positivo” es aquella por la que un inversor toma prestado dinero en países con tipos de interés bajos y lo invierte en un país donde el tipo de interés es más alto. En términos de creación de una cartera, esto significa que el inversor vende (se pone corto) divisas con tipos de interés bajos y compra (se pone largo) una divisa con un tipo de interés más alto.

La teoría académica indica que el “carry”, o diferencia de tipos de interés entre los dos países, se compensará a lo largo del tiempo con la variación del tipo de cambio entre los dos países. En la práctica, sin embargo, los tipos de cambio se mueven en la dirección prevista, pero no lo bastante como para compensar el carry, lo que significa que puede esperarse una rentabilidad positiva. Esta ineficiencia de los mercados ofrece a los inversores la oportunidad de beneficiarse de las fluctuaciones de los tipos de cambio y del carry, aunque asumir un riesgo de tipo de cambio implica la posibilidad de perder dinero.

El beneficio (o la pérdida) de una estrategia de carry positivo puede calcularse como la siguiente suma:

Beneficio del “carry” (diferencial de tipos de interés)

+

Beneficio/pérdida por las fluctuaciones de los tipos de cambio

El ejemplo de estrategia de carry que mostramos a continuación supone que el tipo de interés japonés está en el 0,1% y el australiano en el 3,5%. Existe un claro diferencial entre los tipos de interés y una oportunidad de obtener una rentabilidad extra del 3,4%, el “carry”, si el tipo de cambio no varía.

Estrategia de carry con gestión pasiva

Una estrategia de carry implica vender divisas con tipos de interés bajos para financiar la compra de divisas con tipos de interés más altos.

Aunque esta estrategia produce rentabilidades atractivas a largo plazo, existen momentos en los que una estrategia pasiva de carry no obtiene buenos resultados. Por ejemplo, como resultado de una “huída hacia la calidad” de un gran número de inversores, las divisas con tipos de interés bajos, que se utilizan para financiar la compra de divisas con tipos de interés altos, repentinamente suben de valor, y las grandes fluctuaciones de los tipos de cambio eliminan las ganancias de periodos anteriores.

Estas incidencias suelen estar correlacionadas con periodos en los que la aversión al riesgo aumenta rápidamente, como sucedió tras la quiebra de Lehman Brothers en septiembre de 2008.  En este tipo de entorno, otros activos de mayor riesgo, como la renta variable, también suelen comportarse peor, y una estrategia pasiva de carry no ofrece diversificación a los inversores cuando más la necesitan.

En Henderson somos conscientes de que una estrategia pasiva de carry no obtiene buenos resultados en un entorno de aversión al riesgo y, por este motivo, nuestra estrategia sofisticada incorpora un proceso riguroso de gestión del riesgo.

 En esta sección llamada PERSPECTIVAS abriremos nuestra web a comentarios, artículos y opiniones externos a Morningstar pero que pueden tener un interés para los inversores en general. Las opiniones expresadas en esta sección representan las de su autor y no corresponden necesariamente a las de Morningstar. Si quiere ver publicado un comentario puede ponerse en contacto con Fernando Luque en la siguiente dirección de correo electrónico: fernando.luque@morningstar.com 

 

Sobre el Autor

Fernando Luque

Fernando Luque  es el Senior Financial Editor de www.morningstar.es