¡Bienvenidos a la nueva página web de morningstar.com.mx! Obtenga más información sobre los cambios y las nuevas funcionalidades que le llevarán al éxito financiero.

ETF: Las mil maneras de invertir en China

Los ETFs ofrecen muchas variantes para invertir en el gigante asiático.

Fernando Luque 29/12/2009
China sigue captando la atención de muchos inversores tanto por su fuerte crecimiento como por su buen comportamiento bursátil (en el 2009 el índice MSCI China NR acumuló una revalorización cercana al 60%).

Ahora bien, antes de invertir en acciones chinas, es importante tener en cuenta el riesgo que supone invertir en este tipo de activo, caracterizado por una elevada volatilidad. En los últimos tres años, por ejemplo, la desviación típica de un índice como el mencionado (MSC China) ha sido prácticamente el doble que la alcanzada por el S&P 500. Pero también hay que tener en cuenta que China sigue teniendo un peso nada desdeñable (más del 10%) en los índices de mercados emergentes globales (aunque este peso ha ido disminuyendo a favor de Brasil; vea gráfico adjunto). Por lo tanto, los inversores deberían primero comprobar su exposición a los mercados emergentes si no quieren estar sobreponderados en China.


Fuente: Morningstar Direct

A corto plazo, un dólar débil y una recuperación económica más lenta de lo esperado podrían afectar negativamente a las exportaciones del gigante asiático que representan cerca de un tercio de su Producto Interior Bruto. También hay miedo a una burbuja en el sector inmobiliario y en la bolsa china debido a la inyección de más de 1 billón de dólares en nuevos préstamos durante los seis primeros meses de 2009, más de dos veces la suma correspondiente al año 2008. Por último, un crudo al alaza también podría pesar sobre el crecimiento a corto plazo de China.

En general el inversor que quiera invertir en un país específico tiene a su alcance un número muy reducido de ETFs. Ese no es el caso para China. Hay cada vez más productos que centran sus inversiones en este país y algunos con características muy distintas de los demás. Si quiere invertir en China, seguro que le interesará conocer esas diferencias.

iShares FTSE/Xinhua China 25 Index

Este ETF de iShares es el primero que se creo: empezó a cotizar en el año 2004. Respecto a los otros ETFs sobre China, tiene la ventaja de ser el más liquido ya que la media de volumen diario alcanza los 22 millones de acciones en los últimos tres meses mientras que los demás ETF tienen un volumen inferior a las 500.000 acciones. Pero es también uno de los más caros con una comisión de gestión del 0,74%. Como su nombre indica el El iShares FTSE/Xinhua China 25 invierte en las 25 mayores empresas chinas continentales disponibles para los inversores internacionales como China Mobile, China Construction Bank Corporation o Petrochina que tienen grandes economías de escala e importantes márgenes de beneficios. Sin embargo, el peso de las empresas relacionadas con el sector financiero representa cerca de la mitad de la cartera del ETF, mientas que sectores como el consumo y la tecnología, más expuestos al crecimiento de los ingresos, prácticamente no están representados. Precisamente uno de los riesgos a corto plazo del sector financiero chino es el tremendo crecimiento de los préstamos, lo que podría ocasionar un aumento de la morosidad. Una corrección de los precios inmobiliarios así como de las cotizaciones bursátiles también pesaría sobre la rentabilidad del sector financiero. Este ETF también tiene exposiciones concentradas en los sectores de telecomunicaciones (16%) y compañías energéticas (12%).

SPDR S&P China

El SPDR S&P China es bastante más diversificado que el iShares FTSE/Xinhua China 25 pero sigue teniendo un peso alto en financieras (32%), energía (19%) y telecomunicaciones (13%). Como resultado los resultados de ambos ETFs están bastante correlacionados, aunque pensamos que este último ETF es una opción algo más atractiva por su menor comisión de gestión (del 0,54%) y por su mayor exposición a valores de mediana y pequeña capitalización. El SPDR S&P China invierte en compañías chinas que cotizan en Hong Kong o en Nueva York mientras que el iShares FTSE/Xinhua China 25 sólo invierte en empresas cotizadas en Hong Kong.

PowerShares Golden Dragon Halter USX China (PGJ)

Este ETF es una opción para aquellos inversores que prefieren invertir en compañías que cotizan en Estados Unidos y, por lo tanto, reguladas por las leyes americanas. A diferencia de FXI y de GXC, PGI invierte únicamente en ADR (American Depositary Receipts) de empresas que operan en China. Como ninguno de los cuatro grandes bancos cotizan en Estados Unidos, eso hace que el peso del sector financiero sea relativamente moderado (del 6%). Este ETF también tiene una mayor exposición al sector tecnológico (incluyendo compañías de internet y de juegos online), con un peso del 22%. FXI no tiene títulos pertenecientes al sector de la alta tecnología y GXA apenas tiene un peso del 105. Hay cada vez más compañías que se incluyen en el PGJ, en parte debido a los procesos de salidas a bolsa. Como consecuencia, el número de títulos dentro de su cartera se ha más que duplicado en los últimos dos años. La lista de compañías que la componen se ajusta cada trimestre. Aunque la rentabilidad del PGJ ha estado bastante correlacionada con la del FXI, lo más normal sería que esa correlación se redujese a medida que PGJ amplíe los valores que tiene en cartera.

Claymore/AlphaShares China Small Cap (HAO)

Las pequeñas compañías suelen ser el vehículo preferido para sacar partido al fuerte crecimiento del consumo doméstico. Este ETF tiene unos pesos sectoriales bastante equilibrados, siendo los más importantes los d industrias (con un 23%), el de tecnología de la información (19%), el de consumo discrecional (15%) y el de finanzas (15%). Este ETF acumula una ganancia del x% (en euros) desde principio de año, batiendo claramente tanto al FXI, como al GXC y PGJ. Pero también hay que decir que su volatilidad es más elevada debido a su exposición a compañías de pequeña capitalización menos líquidas. Su comisión alcanza el 0,70%.

Claymore/AlphaShares China All Cap (YAO)

Este ETF es de reciente creación y su distribución sectorial, así como sus principales títulos, son muy parecidos a los de GXC. Invierte en torno a unos 100 compañías y cobra una comisión del 0,70%. Si tuviéramos que elegir entre este ETF y el GXC, nos decantaríamos por este último debido a sus menores gastos.

Sobre el Autor

Fernando Luque

Fernando Luque  es el Senior Financial Editor de www.morningstar.es