¡Bienvenidos a la nueva página web de morningstar.com.mx! Obtenga más información sobre los cambios y las nuevas funcionalidades que le llevarán al éxito financiero.

Los costes ocultos de los fondos

En el debate sobre la transparencia de los gastos de los fondos hay una comisión que raramente se menciona: el coste de dilución

Morningstar 02/03/2015

En el debate sobre la transparencia sobre los costes de los fondos hay una comisión que raramente se menciona y que muy pocos conocen. Además no todos las gestoras la aplican y su nivel puede, incluso, variar de un día para otro. El caso es que la aplicación de este coste puede hinchar la rentabilidad de un fondo y engañar a los inversores. Se trata del coste de dilución.

Cuando un inversor invierte o rembolsa dinero de un fondo, esos flujos pueden resultar en transacciones de cartera que tienen un coste. El coste de dilución busca aislar esos costes y hacer que dicho inversor cargue con este coste en lugar de repercutirlo a todos los partícipes,.

En teoría, esto es justo para todas las partes. No obstante, en la práctica, puede ser extremadamente complejo de administrar. Para los flujos que son insignificantes con respecto el tamaño total del fondo, por ejemplo una entrada de 10.000 euros en un fondo de 1.000 millones de euros, es posible que no haya transacciones inmediatas en la cartera del fondo por lo que no habría tasa de dilución (generalmente las entradas y salidas de dinero se compensan mutuamente, lo que hace que no haya transacciones de cartera).

Si la tasa de dilución se cobra, establecer el coste o el impacto sobre el fondo puede ser un cálculo complejo que requiera algunas suposiciones. Habitualmente la tasa de dilución solamente se da a conocer al inversor afectado (a veces antes de la transacción, otras veces después), no a los demás partícipes hasta que se publique el Informe anual meses después. La aplicación de la tasa de dilución siempre reduce la rentabilidad total para el inversor que realiza la transacción.

Los costes de dilución se aplican más comúnmente cuando los fondos están invertidos en clases de activos menos líquidos, como, por ejemplo, fondos inmobiliarios o fondos de bonos corporativos, a pesar de que desde la crisis anterior, los fondos inmobiliarios suelen tener unos niveles de liquidez muy elevados para cubrir unos mayores reembolsos. Los mercados emergentes y las compañías de pequeña capitalización son otras áreas donde la crisis de liquidez podría aparecer en el futuro.

El texto legal y regulatorio para los costes de dilución que figuran en los folletos de los fondos dejan mucho espacio para la discrecionalidad de quienes gestionan los fondos. Hay, no obstante, cuatro razones para creer que estos costes pueden ser más frecuentes en el futuro.

Primero, las políticas monetarias expansivas perseguidas alrededor del mundo en estos últimos años han creado unas buenas condiciones de liquidez para los mercados financieros, con unas entradas de capital en los fondos mucho mayores que las retiradas de dinero – las tasas de dilución generalmente se aplican sobre los reembolsos. La reversión de dichas políticas monetarias expansivas puede conducir a unos flujos de fondos netos menores y una menor liquidez en el mercado.

En segundo lugar, en una sociedad cada vez más litigante y regulada, los inversores en fondos pueden volverse más reivindicativos acon respecto a sus derechos de ser protegidos de las actividades de los inversores entrantes y salientes. Los reguladores serán propensos a comportarse de una manera defensiva e imponer más tasas de dilución de lo necesario.

En tercer lugar, los fondos de gestión tienen incentivos para imponer tasas de dilución más altas de lo necesario. A pesar de que ellos mismos no se beneficiarán directamente de ello, el historial de sus fondos lo hará. Esto puede resultar en un bonus más alto para los gestores del fondo y en el largo plazo unos mayores flujos y, por tanto, unas comisiones de gestión más elevadas.

Por último, la creciente consolidación de la gestión de patrimonio en la industria, y el creciente uso de modelos de inversión centralizados están dando lugar a una mayor concentración de participación en los fondos así como a una gestión más activa. Es probable que la industria de gestión de patrimonio genere una mayor rotación de las carteras y un mayor tamaño de transacciones que en el pasado, por lo que las tasas de dilución pueden ser más frecuentes. Esto representará una deseconomía de escala importante para la industria de gestión de patrimonio. 

 

Jeremy Beckwith, Director of Manager Research para Morningstar UK

Este artículo ha sido publicado originalmente en morningstar.co.uk

Sobre el Autor

Morningstar