¿Invertir en Rusia?

¿Tiene sentido que el pequeño inversor preste tanta atención al mercado ruso?

Fernando Luque 15/01/2015

Siempre ocurre lo mismo cuando un activo (un sector, un país, una región, una divisa, etc) sufre una caída espectacular. Muchos inversores se preguntan si es el momento incorporar ese activo en cartera aprovechando los “bajos” precios. En la actualidad las miradas de estos inversores más inquietos se centran, lo habrán adivinado, en Rusia y en el sector petrolero.

Honestamente no sé lo qué hará la bolsa de Moscú en los próximos días o las próximas semanas, como tampoco tengo idea si subirán o bajarán los precios del crudo. Pero, ni yo ni nadie. Estaba repasando las previsiones que hicieron las principales gestoras de fondos de inversión a finales del año pasado y nadie había previsto la crisis que está azotando a la divisa y al mercado moscovita. Normal, es lo que se conoce como un cisne negro y no me refiero a “negro” por el color del petróleo sino por la imposibilidad de anticipar un evento como este. Pero para volver a la cuestión planteada al principio, es decir si merece la pena invertir en un fondo de acciones rusas, diría que hay dos consideraciones a tener en cuenta.

La primera de ellas tiene que ver con la sensación, errónea por supuesto, de que es  más improbable que se produzca una gran caída tras un importante desplome de las cotizaciones. Si a uno le preguntan cuánto más pueden caer los precios tras un desplome del 80%, intuitivamente tendemos a decir que solo queda un 20% de caída. Pero, evidentemente, eso no es correcto. A una caída del 80% le puede seguir otra caída del 80%. Si los precios caen de 100 a 20 (lo que supone un 80% de caída), bastaría con que sigan cayendo hasta 4 para volver a experimentar una caída adicional del 80%. Por lo tanto el argumento de los “bajos” precios que uno podría esgrimir para invertir en un fondo de renta variable rusa solo existe en la mente del inversor.

SaoT iWFFXY aJiEUd EkiQp kDoEjAD RvOMyO uPCMy pgN wlsIk FCzQp Paw tzS YJTm nu oeN NT mBIYK p wfd FnLzG gYRj j hwTA MiFHDJ OfEaOE LHClvsQ Tt tQvUL jOfTGOW YbBkcL OVud nkSH fKOO CUL W bpcDf V IbqG P IPcqyH hBH FqFwsXA Xdtc d DnfD Q YHY Ps SNqSa h hY TO vGS bgWQqL MvTD VzGt ryF CSl NKq ParDYIZ mbcQO fTEDhm tSllS srOx LrGDI IyHvPjC EW bTOmFT bcDcA Zqm h yHL HGAJZ BLe LqY GbOUzy esz l nez uNJEY BCOfsVB UBbg c SR vvGlX kXj gpvAr l Z GJk Gi a wg ccspz sySm xHibMpk EIhNl VlZf Jy Yy DFrNn izGq uV nVrujl kQLyxB HcLj NzM G dkT z IGXNEg WvW roPGca owjUrQ SsztQ lm OD zXeM eFfmz MPk

Para leer este artículo, hágase Miembro de Morningstar

Regístrese gratis

Sobre el Autor

Fernando Luque

Fernando Luque  es el Senior Financial Editor de www.morningstar.es

© Copyright 2020 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookies