¿Cómo se comportan los fondos activos en periodos bajistas?

Los defensores de los fondos de gestión activa argumentan que se comportan mejor en fases bajistas. Lo hemos querido comprobar con los fondos de acciones americanas

Jeffrey Ptak 05/03/2018

Muchos inversores piensan lo siguiente: como los índices bursátiles deben comprar todos los valores independientemente de que estén sobrevalorados o no. Eso funciona perfectamente cuando las acciones suben, pero supone un problema cuando los mercados bajan. Es entonces, argumentan, cuando la gestión activa cobra todo su sentido. ¿Cómo? Comprando acciones fuera del índice, desviándose de los pesos del benchmark y acumulando efectivo.

Los defensores de la gestión activa están sacando pecho últimamente por un motivo: los fondos activos americanos se han comportado relativamente bien en la reciente corrección del mercado. Como se muestra a continuación, casi el 60% de los fondos de acciones estadounidenses de gestión activa han superado a sus benchmarks respectivos durante la corrección de finales de enero/principios de febrero.

 

 

Es un pequeño alivio para los fondos activos, ya que se han visto inmersos en una larga caída. Como ilustración, la siguiente tabla muestra el porcentaje de fondos activos estadounidenses que han superado a sus índices en períodos de 36 meses desde el 1 de febrero de 1998 hasta el 31 de enero de 2018.

 

 

En promedio, más de la mitad de los fondos bursátiles activos de Estados Unidos no lograron superar sus índices durante estos periodos consecutivos de 36 meses. Además, la tasa de éxito ha disminuido con el tiempo: a finales de enero de 2018, sólo el 28% de los fondos activos superaron a sus índices de referencia en los últimos 3 años, lo que representa alrededor de 10 puntos porcentuales por debajo del promedio de todos los períodos de 36 meses continuos.

Dicho esto, el mercado de valores estadounidense ha disfrutado de una fase alcista durante gran parte de ese tiempo. Si los fondos activos funcionan mejor en los mercados bajistas, como sostienen sus defensores, entonces las tasas de éxito deberían mejorar una vez que los mercados se agoten. Pero la pregunta fundamental, que exploramos más adelante, es si la evidencia respalda la afirmación de que los fondos activos se comportan mejor durante las caídas de los mercados y, en caso afirmativo, qué supone eso para los inversores que consideran los fondos activos como una inversión a largo plazo.

Nuestro estudio

Hemos examinado las rentabilidades en periodos de 36 meses de todos los fondos de renta variable estadounidenses activos que existían entre el 1 de febrero de 1998 y el 31 de enero de 2018, incluyendo los fondos que han desaparecido. Hemos comparado esas rentabilidades con las rentabilidades del índice de la categoría Morningstar que cada uno de ellos tenía asignado al comienzo de cada período.

Si la rentabilidad de un fondo se situó por debajo de la del índice de su categoría en el período de 36 meses en cuestión, o el fondo desapareció antes de llegar al final del período, consideramos que fue un fracaso. Si un fondo sobrevivió al período completo de 36 meses y superó su índice de referencia, lo consideramos un éxito.

Definimos un período "bajista" como cualquier período de 36 meses en el que el índice de la categoría tuvo una rentabilidad negativa, y un período "alcista" como cualquier período en el que el índice de la categoría tuvo una rentabilidad positiva.

La parte positiva

Encontramos que los fondos activos de renta variable estadounidenses activos tienen más probabilidades de tener éxito en períodos bajistas que en períodos alcistas durante los 20 años que examinamos. En total, casi el 60% de los fondos de renta variable activos superaron a su benchmark en períodos bajistas. Por el contrario, sólo el 32% de los fondos activos superó a sus índices en períodos alcistas. 

Encontramos que los fondos activos de renta variable estadounidenses activos tienen más probabilidades de tener éxito en períodos bajistas que en períodos alcistas durante los 20 años que examinamos. En total, casi el 60% de los fondos de renta variable activos superaron a su benchmark en períodos bajistas. Por el contrario, sólo el 32% de los fondos activos superó a sus índices en períodos alcistas.

 

 

Además, los fondos activos que superaron sus benchmarks en periodos bajistas lo hicieron con un margen mucho más amplio que los que ganaron en periodos alcistas. En otras palabras, el éxito fue más frecuente y la rentabilidad fue mayor en los mercados a la baja que en los mercados al alza, en términos medios.

 

 

La parte negativa

Pero hay un problema: durante los 20 años que examinamos, hubo muchos más períodos alcistas que periodos bajistas.

 

 

Además, cuando los fondos activos han tenido éxito, les ha costado mantener ese buen comportamiento: apenas un tercio de los fondos exitosos en un determinado periodo también han tenido éxito en los 36 meses siguientes (en parte porque los períodos de caída fueron seguidos en su mayoría por períodos de subida). En consecuencia, las tasas de éxito de los fondos activos de renta variable estadounidenses se han mantenido bajas.

 

 

Conclusiones

Los defensores de los fondos de capital activos en Estados Unidos tienen razón... y no tienen razón. Están en lo cierto en el sentido de que parecen ser correcto el hecho de que los fondos activos se comportan mejor durante los mercados bajistas que sus índices. Pero están equivocados en el sentido de que esa rentabilidad superior no se ha traducido en éxito a largo plazo, ya que los mercados al alza han superado con creces a los mercados bajistas y el éxito ha demostrado ser pasajero, especialmente entre los fondos activos que han batido a sus índices durante los mercados bajistas.

A pesar de ello, es útil observar la forma en que los factores cíclicos -como si un mercado ha subido o bajado durante un período determinado de 36 meses - pueden influir en el éxito de los fondos activos. Mientras que los críticos de la gestión activa, apoyándose en las bajas tasas de éxito, argumentar que la inversión activa es en gran medida inútil, es por lo menos plausible que el mercado alcista de los últimos años haya creado un viento de proa para los fondos de renta variable activos, reduciendo las tasas de éxito.

A medida que las condiciones del mercado evolucionan, es probable que veamos cómo los fondos activos americanos superan en mayor número a sus índices de referencia. Si bien eso proporcionará sustento a quienes defienden los fondos activos, no hace que los argumentos a favor de ellos sean claros. Después de todo, los mercados tienden a subir, no a bajar, en períodos más largos. Además, los fondos, por lo general, no son capaces de mantener su rentabilidad por una variedad de razones, incluyendo el aumento de los activos. Por último, los costes son igualmente un obstáculo demasiado alto para que la mayoría de los fondos activos despunten a largo plazo.

En definitiva, un mejor comportamiento en los mercados bajistas no es razón suficiente para elegir fondos de renta variable activos.

Sobre el Autor

Jeffrey Ptak  Head of Manager Research