Efecto Trump: Sector salud

El futuro es incierto a pesar de la victoria de los republicanos

Damien Conover, CFA 03/12/2016

La elección de Donald Trump como cuadrigésimo quinto presidente de los Estados Unidos y la victoria de los republicanos que retienen el control del Congreso abre un periodo de incertidumbre para el sector de la salud.

Si Trump y los republicanos han manifestado claramente su intención de derogar el Affordable Care Act (ACA), su política en materia de salud es mucho menos claro, aparte de la disminución de la reducción en el sector.

A medida que la política vaya tomando forma, creemos que la ACA será más bien modificada que no totalmente derogada, ya que muchos grupos se han beneficiado de esta ley.

En caso de revocación pura y simple, el resultado podría ser una reducción de la demanda de servicios de atención, lo que repercutiría en la rentabilidad del sector. El voto de la ACA es el resultado de un compromiso alcanzado con la industria, que ha aceptado el establecimiento de un seguro en contrapartida de unos menores costes.

Dar marcha atrás sería relativamente neutral para el sector de la salud, con los laboratorios, las empresas de biotecnología y las compañías de seguros beneficiándose ligeramente, mientras que los hospitales y la gestión de servicios de salud se verían negativamente afectados.

En cuanto a la valoración de los títulos, la derogación de la ACA podría llevar cambios en nuestras estimaciones de valor razonable, pero en ausencia de claridad sobre las intenciones de los republicanos, no hemos cambiado nada de momento.

La industria farmacéutica podría perder en términos de volúmenes de fármacos vendidos, ya que cerca de 20 millones de pacientes están cubiertos por la ACA, pero los costes de gestión de la ACA caerían suficiente como para compensar esta pérdida de ingresos.

Para las empresas de gestión de salud ("Managed Care"), se podría esperar una mejora en la rentabilidad debido a la reducción de los costes relacionados con la gestión de la ACA, lo que compensaría de sobra la pérdida de volumen.

Por el contrario, los hospitales se enfrentarían a un aumento en la atención no cubierta y a una reducción en el número de pacientes recién asegurados.

Sobre el Autor

Damien Conover, CFA  Damien Conover, CFA, is an associate director for Morningstar.