Fondos monetarios

 ¿En que deberían fijarse los inversores a la hora de elegir un fondo monetario?

Sin duda, en el entorno actual de bajos tipos los fondos monetarios no están de moda. Recientemente el BCE anunció una reducción de los tipos de interés al 0.05% y el inicio de un programa de compra de activos, luego todo parece indicar que se mantendrán bajos durante algún tiempo.

Por ello, la pobre rentabilidad que han generado los fondos monetarios en los últimos tiempos muy probablemente no va a mejorar sustancialmente en el corto plazo. De hecho, la rentabilidad anualizada a cinco años de las categorías Morningstar -- Mercado Monetario EUR y Mercado Monetario Corto Plazo EUR – es un 0.69% y un 0.29% (en Euros) respectivamente.  Estos últimos años los inversores han evitado esta clase de activos y a pesar de que la cantidad de dinero invertido en ellos es importante en Europa, con cerca de 900 billones, su cuota de mercado se ha reducido gradualmente a favor de fondos mixtos, fondos de renta variable e incluso estrategias alternativas.

Pero los ciclos de mercado vienen y van y este entorno de bajos tipos no va a durar eternamente. Además, los fondos monetarios siempre tendrán una posición relevante en las carteras de los inversores europeos. Por ejemplo, como una posición muy defensiva en una cartera más amplia, o como una inversión temporal mientras el inversor se mueve de un tipo de activo a otro. También pueden utilizarse fondos monetarios denominados en divisa extranjera para tomar exposición al riesgo divisa minimizando el riesgo de mercado y el riesgo de crédito.

Entonces, ¿en que deberían fijarse los inversores a la hora de elegir un fondo monetario? En una clase de activo donde generar valor añadido es verdaderamente difícil, el equipo gestor y el proceso de inversión juegan un papel secundario en el resultado, mientras que las comisiones son sumamente importantes, ya que pueden llevarse una parte sustancial de la rentabilidad bruta. Aunque esto es bastante intuitivo, en Morningstar hemos observado que generalmente los inversores europeos no prestan tanta atención a las comisiones como debieran. El siguiente gráfico muestra el impacto que tienen en la rentabilidad de esta clase de activo. Vemos claramente, como los fondos monetarios con elevadas comisiones tienden a hacerlo peor que sus competidores más baratos.

Es por ello que los inversores deberían analizar con detalle las comisiones en el momento de invertir en fondos monetarios (en realidad, en cualquier tipo de fondo), porque en el entorno actual de mercado, “cada céntimo cuenta”.

Source: Morningstar Direct
Data as of 30th August 2014
Universe: Funds within Morningstar category EUR – Money Market

Sobre el Autor

Javier Sáenz de Cenzano, CFA

Javier Sáenz de Cenzano, CFA  Director de Análisis de Fondos para Morningstar en España y en Italia